Páginas vistas en total

viernes, 29 de julio de 2011

Artículo destacado del mes de Agosto

Con un poco de ansiedad, pero a poco de la fecha, Biblioteca Virtual Cornelius Castoriadis te invita a leer comentar y discutir el siguiente artículo destacado durante todo el mes de Agosto.  En esta oportunidad la propuesta es una invitación a adentrarse en la novela de Hugo Burel, y su representación cinematográfica:

                                   El corredor nocturno

Una atrapante historia de suspenso que invita a la reflexión sobre el sentido en el que se imprimen los esfuerzos en la sociedad contemporánea, y los intereses y tensiones que subyacen a las decisiones individuales.

Esperamos tus comentarios y aportes sobre el tema. También podes dejar sugerencias para el mes de septiembre.


Nuevamente ofrecemos unas preguntas del autor para enriquecer la discusión, agradecemos especialmente a Hugo Burel, escritor de la novela por contestar estas preguntas:

Biblioteca Castoriadis: La historia que se narra parece mostrar una situación algo ambigua respecto de la potencia del hombre. Por un lado, la voluntad de Lopez se va quebrando a medida que recibe distintos embates, y por otro lado a medida que su voluntad se quiebra y se muestra cada vez más vulnerable, parece liberarse otra forma de vitalidad, una potencia confrontada, reprimida o latente.
¿Cómo se desatan y canalizan esas potencias personales en el contexto de un sistema tan estructurado y a la vez imprevisible como la compañía?

Hugo Burel:  La novela plantea el enfrentamiento de Eduardo con Conti, personaje que asume diferentes ropajes: se presenta como un benefactor/acosador y también como alguien que obliga a Eduardo a mirar dentro de si mismo y su pasado. También lo enfrenta a su ambición y le dice que la moral es un invento de los débiles. Las dos estructuras que deben resistir la crisis de Eduardo son su familia y la empresa. Y ambas son cómplices, de alguna manera, de las fuerzas que representa Conti.    Clara, su esposa, tolera todo porque sabe que a la larga ella saldrá beneficiada en lo Material. La empresa sobrevive gracias al bisturí que aplica Eduardo. Eduardo acepta el pacto porque solo así puede sobrevivir. Conti triunfa porque domina todos los ámbitos en los que Eduardo cree: familia y empleo. Es en realidad el mal? Los hijos de Eduardo y los empleados que se salvan dependen de la aceptación que Conti le exige a Eduardo y en ello radica la paradoja del progreso y ascenso de Eduardo. En fin, creo que más no puedo decir.

B.V: ¿Encuentra una diferencia de enfoque muy importante en la película a lo que la novela original intentaba mostrar?     

H.B: En cuanto al enfoque no hay diferencias: Conti es una creación de la mente de Eduardo, una proyección de sus miedos, debilidades, culpas y de su lucha por sobrevivir en la empresa a toda costa. Es la parte sucia de su conciencia y su espejo invertido. Conti con su aplomo, su cinismo y su amoralidad lo enfrenta al desafío de aceptarse como es. Lo que Conti le exige, lo único que le exige, es esa aceptación que va a permitirle a Eduardo consolidar su poder. En la película eso se aprecia en la última toma, con Eduardo ajustando su corbata, la de Conti, y mostrando el anillo de este. Conti triunfa y desaparece. Eduardo, por fin, sabe quién es. Y eso es todo. En el libro, Eduardo termina, luego de que Conti desaparece, convencido de que va a regresar. Entonces piensa en el suicidio. Final abierto. Ok?

2 comentarios:

emiliano dijo...

Creo que el hecho de que Lopez continuara pensando que Conti puede volver en cualquier momento enfatizaría el hecho de que ninguna posición en esa estructura será totalmente segura. De hecho Lopez se siente realizado al llegar al lugar de donde Wilson saltó para estrellarse, desde donde lo echaron sin motivo…

Carolina M. Durán dijo...

Es como que de alguna manera el personaje de Wilson te durante toda la película la imagen de la sima de la pirámide, del lugar de poder y estabilidad. Y sin embargo es el primero que termina estrellándose, incluso antes de que echen a los empleados. Y en el otro extremo está el empleado que quedó desamparado y está vendiendo los muebles. En medio de los despidos lo van a recontratar y el capricho de Lopez que ya llega al punto del cinismo lo deja afuera de nuevo. En el fondo están todos en un estado de vulnerabilidad enorme.